¿Por qué la vitrocerámica enciende pero no calienta?

Vitrocerámica Bosch enciende, pero no calienta

Vitrocerámica Bosch enciende, pero no calienta


La Placa Vitrocerámica es uno de los electrodomésticos más sufridos y duraderos de la cocina … pero también uno de los más complicados de reparar cuando aparecen las averías. El motivo es diagnosticar el problema no siempre es fácil determinar a simple vista. Hoy trataremos de ayudaros a entender un poco mejor que podría ocurrirle a la placa en caso de avería. Vamos a analizar qué sucede y qué puedes hacer si tu vitrocerámica se enciende pero no calienta.

Cuando los indicadores de uno o varios fuegos de tu placa enrojecen, pero no emiten calor, es necesario revisar el funcionamiento de al menos cuatro elementos para comprobar a cuál de ellos cabe achacar la falla. Te vamos a contar cuáles son estos cuatro sistemas, qué comprobaciones llevan a cabo los técnicos habitualmente y cómo arreglan tu vitrocerámica.

Pero, ¡precaución! Por el momento, te recomendamos que no lo intentes hacer tú a no ser que seas un auténtico experto. Para reparar una vitrocerámica se requieren bastantes conocimientos de electricidad y electrónica; y, además, al acabar es preciso restaurar el sellado de la tapa con silicona termorresistente, lo que exige cierta practica. Lo mejor es que te pongas en manos de los especialistas de Servicio Técnico de Vitrocerámicas Bosch.

  • Fallo en el fuego
    Cuando uno solo de los fuegos de la vitrocerámica se enciende pero no calienta, lo más probable es que se deba a un fallo localizado en el propio fuego. Para asegurarnos, habrá que abrir la placa retirando la parte trasera y extraer el fuego afectado. Acto seguido, el técnico comprobará con un tester el estado del termostato y de la resistencia.
    Si la resistencia recibe corriente, pero es obvio que el fuego no funciona, es probable que esté cortada y debamos reemplazarla.
    El problema también puede estar en el termostato. A veces algunas de sus piezas de platino se ennegrecen por el uso y dejan de hacer contacto. Entonces, basta con retirar esta capa de hollín con una pequeña lija para que el fuego vuelva a calentar correctamente.
  • Fallo en la placa electrónica
    Al verificar el estado de los fuegos con el tester, cabe la posibilidad de que veamos que la corriente no llega hasta estos. En ese caso, la avería que hace que la vitrocerámica se encienda pero no caliente se encuentra en la placa de control. Puede tener su origen en:

    • Los relés, que se han quemado o están sueltos.
    • Las conexiones de los quemadores, que están rotas o dañadas.
    • En otros componentes de la placa electrónica.En cualquier caso, hay que localizar qué elemento está estropeado y sustituirlo por uno nuevo o volverlo a soldar.
  • Fallo en el conmutador
    Otra circunstancia que provoca que la vitrocerámica se encienda pero no caliente es el deterioro del conmutador o selector de nivel de potencia. Si es así, la reparación es muy sencilla: se trata de una pieza muy barata, y no hay más que adquirir una nueva compatible y cambiarla.
  • Fallo en el circuito eléctrico
    Por último, si ninguno de los tres anteriores motivos para que una vitrocerámica se encienda pero no caliente es válido, habría que revisar cuidadosamente el circuito eléctrico. Quizás el enchufe se haya estropeado o se haya aflojado alguna clema.

Ahora que sabes más sobre vitrocerámicas… ¿te pica el gusanillo y quieres continuar aprendiendo? Pues échale un vistazo a nuestro post sobre las diferencias entre cocina vitrocerámica e inducción. Escoge los mejores electrodomésticos y ¡tenlos siempre a punto con nuestros servicios

Averías

Vitrocerámicas